IMG-20141211-WA0007

El 10 de diciembre del 2014 quedó en la historia de nuestra patria: miles de ciudadanos marcharon contra la Ley 840 o mejor conocida como la Ley del Canal Interoceánico en Nicaragua aprobada y promovida por el gobierno sandinista.

Fue la marcha número 16, pero la primera que concentró a cientos de campesinos y pobladores de diversos departamentos del país que, a pesar de los tranques de la Policía Nacional lograron llegar a expresar su sentimiento en contra del proyecto del Canal.

El gobierno  a través del uso abusivo del poder trato de mil maneras de obstaculizar la marcha a través de la Policía Nacional, medios de comunicación oficialistas y las redes sociales que estuvieron enviando mensajes vulgares y de muerte a los organizadores y simpatizantes de la movilización.

“La Policía detuvo a los camiones, les quitaron la licencia a los conductores, no dieron los supuestos permisos, trataron de mil formas de no dejarnos llegar a Managua” afirmó un campesino de Nueva Guinea, municipio al norte del país.

Los actores principales de esta marcha fueron sin duda los campesinos, provenientes del Tule, Puerto Príncipe, San Miguelito, Nueva Guinea, Punta Gorda, la Fonseca y la Unión, que por más de 12 horas de viaje, sin comer, en camiones, sin dormir, después de ser retenidos en varias ocasiones llegaron a las 10:30 de la mañana al punto de concentración de la marcha, siendo recibidos con aplausos y lagrimas.

Los grandes ausentes fueron los pobladores de Rivas, Nindirí y otros departamentos  a quienes la Policía no dejó circular los vehículos que transportaban a los cientos de pobladores que se oponen al supuesto proyecto canelero.

La marcha fue convocada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH en ocasión del 66 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; a los cuales se unierón diversos sectores políticos, ambientales, juveniles y de sociedad civil.

 

 

 

 

¿Quién dijo miedo?

Leave a Reply

Your email address will not be published.